Presentación

Un año más el Festival Ibérico de Cine propone su oferta para el público que nos ha ido siguiendo durante estos 23 años. La responsabilidad que asumimos no es sólo la de mantener el listón de calidad sino también la de apostar por nuevos creadores. El cortometraje es para la mayoría de sus autores como el primer tatuaje o la primera herida de combate y a veces significa su futuro en la industria audiovisual. Debe haber una dimensión paralela donde van a parar los cortos que no seleccionamos en los festivales. Un limbo en el que debe haber trabajos incomprendidos o adelantados a su tiempo.

Esa es la responsabilidad de los que tomamos parte en los comités de selección; un veredicto que puede enviar a un autor al éxito o al olvido. Hay muchos trabajos este año que, por su calidad de producción y su diseño, son como una brillante tarjeta de presentación hacia el largometraje. La versatilidad del cortometraje y su adecuación a las nuevas sintaxis audiovisuales es mayor que en cualquier otro formato. Se nota mucho, por ejemplo, la influencia ejercida por las grandes series de televisión actuales. Se sigue apostando por la innovación creativa en la animación, especialmente en los trabajos procedentes de Portugal. El compromiso y la crítica social siguen estando también muy presentes en los guiones, pero sin olvidar los géneros más tradicionales como la comedia, las historias de amor e incluso la ciencia ficción.

Un mosaico de propuestas que, como cada año, optan a los premios Onofre y que al igual que en la edición anterior, serán también proyectadas y premiadas por el público de otras dos localidades: Olivenza y San Vicente de Alcántara. La importancia de estas dos poblaciones como nuevas sedes del FIC significan nuestra apertura y aproximación a la frontera y la receptividad de los espectadores de estas poblaciones hacia las producciones portuguesas.

Tampoco olvidamos el panorama extremeño en una sesión especial en la que se proyectará, por su especial interés y fuera de concurso el documental “5105, Historia de una fuga de Mauthausen”. Igualmente, y dentro de la colección “Festival Ibérico de Cine” de la Diputación de Badajoz, se publicará la biografía de un extremeño de adopción con hondas raíces en la
ciudad de Badajoz: Juan Luis Galiardo, actor al que el FIC rindió homenaje en su momento.

El concierto de la Orquesta Sinfónica de Extremadura dirigida por Fernando Velázquez, uno de nuestros músicos de cine más internacional, con un repertorio formado por una selección de su conocida obra, reafirma nuestra especial atención al universo de las bandas sonoras.

Además de la generosa aportación de esta Orquesta, seguimos agradeciendo el apoyo de nuestros patrocinadores: Junta de Extremadura, Diputación Provincial de Badajoz, Ayuntamiento de Badajoz, Teatro López de Ayala, Fundación Caja Badajoz, Delta Cafés, Fundación Cexeci, Fundación AISGE,DS Automobiles AUTOCIBA y los Ayuntamientos de Olivenza y San Vicente de Alcántara.

Esperamos estar este año a la altura de las expectativas de nuestro el público y seguir ofreciendo el mejor nivel de calidad en las proyecciones y los actos programados. Que la Terraza del López de Ayala y las salas de proyección de Olivenza y San Vicente de Alcántara sirvan de nuevo de escenario de las mejores producciones, según nuestro criterio, que hemos seleccionado de entre los más de 400 cortometrajes recibidos. Bienvenidos de nuevo y gracias por su confianza.

Alejandro Pachón Ramírez
Director del Festival Ibérico de Cinema